SON NUESTROS HOGARES SALUDABLES?

Luchar con gérmenes, bacterias, ácaros en cada habitación de nuestros hogares y en nuestro propio cuerpo es una de las prácticas que a diario realizamos.

Productos de limpieza del hogar, de aseo personal y cosméticos se consideran desde hace décadas artículos de primera necesidad. Una de las más notable diferencias con los principios del siglo pasado es que nuestras casas lucen unos niveles de higiene muy superiores a los de antaño. Estos altos niveles de higiene y limpieza has supuesto una mejora en la calidad de vida y, desde luego, han contribuido a disminuir sensiblemente la presencia de enfermedades infecciosas vinculadas a la falta de higiene.

Quizás hemos llegado al extremos en la práctica de la higiene biológica que a menudo se llega a extremos de intentar conseguir una asepsia total o casi.

El sentido común nos avisa que todos los extremos son malos y si una falta de higiene puede facilitar la presencia de enfermedades infecciosas, un exceso en el sentido contrario no ayuda a nuestras defensas, llegando a alterar el sistema inmunológico.

Cada vez más los médicos relacionan cada vez más a problemas de salud como Asma, Alergias y Dermatitis con una higiene excesiva. La limpieza de las viviendas con productos químicos con propiedad bactericida, fungicidas, acaricidas es uno de los factores de riesgo para la salud de las personas más sensibles. El acto tan cuotidiano de limpiar con productos de limpieza convencionales se convierte en una de las principales fuentes de introducción de sustancia químicas nocivas en nuestros hogares.

Más de cien mil sustancias tóxicas se encuentran en los productos de limpieza, alimentación o higiene presentes en los hogares españoles, según denuncia la Fundación Vivo Sano,  una organización independiente, de iniciativa privada y sin ánimo de lucro, inscrita en el protectorado de Sanidad.

 Esta fundación ha realizado esta denuncia con motivo de la presentación de la campaña “Hogar sin tóxicos”, en la que se incluye una petición a las autoridades de Sanidad y Medio Ambiente para que reduzcan la carga de sustancias sintéticas en el día a día de la población.

 El objetivo principal de la campaña es informar a la población sobre los riesgos y efectos adversos producidos por las más de 100.000 sustancias tóxicas que, a su juicio, se encuentran presentes en productos básicos de higiene, limpieza, alimentación o menaje.

 La combinación de estas sustancias puede desencadenar un efecto cóctel quimico de consecuencias imprevisibles cuyos resultados sólo se verán con el paso de los años.

 El director de la campaña ha sido el comunicador y experto en temas medioambientales Carlos de Prada, que señala también que las etiquetas provocan una “falsa sensación de seguridad” sobre los productos.

 Livingsmart se hace eco de esta campaña y de esta noticias ya que es también una de nuestra prioridades informar a la población acerca los riesgos de la carga toxica en el hogar y de cómo poder evitarla o disminuirla.

 De Prada crítica que las informaciones incluidas en el etiquetado “no son detalladas” y por ello los consumidores no son conscientes del riesgo al que se exponen: No se nos informa debidamente como sucede con el consumo de tabaco y los riesgos vinculados a ello.

 La realidad es que ni siquiera se sabe exactamente cuántas sustancias químicas hay en el mercado y que no se han analizado debidamente ni un 1% de las 143.835 sustancias sintéticas pre-registradas que hoy día se comercializan en Europa.

 

Es esto el precio de los avances tecnologicos e industriales? Cuando deberiamos vivir mejor es cuando más arriesgamos nuestra salud?

 

Los organizadores de “Hogar sin tóxicos”, que cuenta con el apoyo de Greenpeace, han elaborado una lista de doce peticiones dirigidas a las autoridades para acabar con esta “amenaza sanitaria”.

 Entre otras, reclaman la aplicación, “tal y como pide la comunidad científica”, del Principio de Precaución, según el cual no es necesaria la confirmación absoluta del riesgo para pasar a la acción, si el daño potencial así lo justifica.

 Asimismo, exigen mayor implicación de la administración, de modo que controle la cantidad de tóxicos en los hogares, fuerce a las empresas a realizar una “producción limpia” y actualice la normativa para mejorar la protección de los consumidores.

 Livingsmart apoya y defiende esta campaña, pero lo que queremos es ir un paso más allá y apelar al sentido de responsabilidad individual.

Porqué mientras que las administración y el estado no reaccionen, es responsabilidad de cada uno empezar a actuar para que su exposición a sustancias toxicas en su vida diaria sea la menor posible.

 Por esto es imprescindible educarnos e informarnos, buscar soluciones de manera individual y compartirlas con la comunidad para que se difundan y todo el mundo pueda aprovecharlas.

 A través de esta  web www.livingsmart.es, los interesados podrán encontrar información sobre las sustancias sintéticas más comunes en los hogares, los productos que las desarrollan y los estudios sobre sus riesgos sanitarios, además de recomendaciones y posibles soluciones para mejorar la situación.

¿Deseas estar al tanto de nuestras actualizaciones, y de nuestras actividades como los talleres informativos y orientativos? 

¡Dejas tus datos en el formulario publicado en el lateral del BLOG y te mantendremos informado!

Compartir
Share

Deja un comentario